Un jurado determina compensar a Alejandro Domínguez, de Waukegan, por pasar más de cuatro años en prisión por un crimen que no cometió.

Un hispano será compensado por la condena de un crimen que no cometió

By: Leticia Espinosa, Hoy Chicago: October 18th, 2006

Un jurado determinó ayer que Alejandro Domínguez debe ser compensado con $9 millones por una condena errónea que lo mantuvo encarcelado más de cuatro años.

Ayer por la tarde se dio a conocer el veredicto del jurado sobre la demanda federal que Domínguez entabló el año pasado por conducta inapropiada contra la Municipalidad de Waukegan, oficiales de Policía de ese suburbio y la mujer que lo identificó como su violador.

Después de cumplir una sentencia por un crimen que no cometió y tratar durante 15 años de limpiar su récord de antecedentes pertales, Domínguez entabló esta demanda buscando compensación económica por daños y prejuicios.

Ayer, al escuchar el veredicto, Domínguez comentó que aunque nadie le devuelve el tiempo que pasó en la cárcel, ni nadie le quitará las humillaciones y malas experiencias que soportó por ser condenado, “me siento contento. Gracias a Dios el jurado decidió lo correcto”, dijo.

Su abogado, Jon Loevy, de la firma Loevy & Loevy, dijo que “se hizo justicia” en el juicio que se desarrolló del 3 al 12 de octubre pasado.

Domínguez, de 33 años, fue acusado de invadir una propiedad y atacar sexualmente a una mujer el 19 de septiembre de 1989 en Waukegan, cuando tenía 16 años.

En 1990 un tribunal lo encontró culpable y fue sentenciado a nueve años de prisión. Después de 4 años y tres meses, fue liberado per buena conducta.

Al salir, Domínguez tuvo que registrarse cada año como aggressor sexual durante una década, y participó en terapias para depredadores sexuales.

Como consecuencia de su condena, en 2001 fue arrestado por Inmigración, encarcelado durante un mes y sujeto a deportación.

En 2002, los resultados de una prueba de ADN al semen encontrado en la víctima lo excluyeron como responsable.

Aunque más tarde ese año un juez anuló la condena, Domínguez aún mantenia el récord criminal, lo que le dificultó conseguir empleo.

Después de una revisión de su caso, en agosto de 2005, el gobernador de lllinois Rod Blagojevich firmó un perdón que le limpió definitivamente el récord de los cargos criminales.

Domínguez, ahora casado y padre de dos hijos, trabaja como coordinador del programa legal de la organización comunitaria Centro Sin Fronteras y reside en Waukegan, de donde dijo se mudará lo antes posible.

“Las limitaciones económicas no me lo habían permitido. Voy a pensar qué es lo que voy hacer con mi futuro, lo que sí tengo claro es que ya no le pediré ayuda a nadie para pagar mis estudios universitarios. Quiero estudiar leyes y ayudar a muchos que lo necesitan, como yo lo necesito”, afirmó Domínguez.

Las autoridades de Waukegan tienen 30 dias para apelar la decisión.